L'acqua sotto controllo

Protección de las superficies

Uno de los aspectos más importantes de la producción de válvulas usadas para el transporte de agua potable, está constituido por el proceso de pintado y protección de las superficies. Un buen recubrimiento debe garantizar:

  • resistencia a lo largo del tiempo
  • una protección anticorrosiva efectiva
  • adhesión óptima a la superficie
  • idoneidad de uso con agua potable

Para obtener todas estas características, nuestras válvulas son sometidas al siguiente ciclo:

Características de la pintura

La característica de las resinas epoxi es la de crear una capa anticorrosiva sobre el metal sobre el cual han sido aplicadas. Éstas resisten a infinidad de elementos corrosivos tales como ácidos, disolventes, álcalis y son particularmente aptas para el transporte de agua potable.

Desengrasado y chorreado con granalla metálica
Las piezas procedentes de los centros de mecanizado requieren la eliminación de aceites, y grasas acumuladas mediante una máquina de desengrasado. Todas las piezas se someten a un granallado para la limpiea de su superficie y para obtener una rugosidad de SA 2,5 que es la ideal para el proceso de pintura.
Precalentamiento
 
La segunda etapa está constituida por el precalentamiento de la pieza, la cual es calentada hasta 210°C en un horno estático con recirculación de aire.
Pintado
 
El método de barnizado usado por CSA es el sistema de "lecho fluido". El polvo, que se encuentra en suspensión dentro de un tanque metálico apropiadamente construido, entra en contacto con la pieza y se funde y polimeriza inmediatamente garantizando una continuidad en el revestimiento con espesores uniformes mínimos de 250 micras, tanto en su interior como en su parte externa, cosa imposible de obtener con otros métodos de aplicación.